Estas son algunas de las herramientas con las que contamos para lograr hacer un trabajo de gran calidad.

En la serigrafia textil se emplea dos tipos de mesas de impresión, una tiene un sistema de topes, y la otra sujeta las matrices con un sistema de garras, esta última es el pulpo de serigrafia.

El sistema de portaprendas en este caso puede controlar la distancia del tablero hasta el eje del sistema que sujeta las matrices.
El portaprendas puede estar forrado en cuerina, lo que permite una mejor absorción de la presión que se ejerce con la racleta al imprimir y aisla al tablero de la humedad que puedan pasar las tintas.

En las calesitas el sistema de sujeción de matrices se fija a un disco montado sobre un eje central sujeto por rulemanes para que el conjunto sea fuerte, gire con facilidad y no tenga movimientos indeseados.
Las garras que se montan en las calesitas se mantienen levantadas gracias a unos resortes.

Como vemos en la animación del pulpo de serigrafia textil, el funcionamiento es sencillo, se registran las partes que componen el diseño, después puede introducirse el material a imprimir en el portaprendas y se imprime y se gira el sujetador de matrices para estampar el color siguinete, se repite hasta completar el diseño.

En las calesitas para impresión manual se puede contar con la posibilidad de utilizar hasta ocho colores, teniendo en cuenta que por cada color se utiliza una matriz, siendo las más utilizadas las calesitas de cuatro y seis colores.
En máquinas automáticas este número puede llegar hasta catorce.